Salud

Tranquilidad con nosotros mismos, un principio de amor propio y buena salud

Tranquilidad con nosotros mismos, un principio de amor propio y buena salud
Francisco Javier Restrepo Ch.
Facilitador en estilos de vida saludable.
Especialista en procesos de envejecimiento y vejez
@frankps10 – https://www.facebook.com/FrankPS10/

Cada día son mayores las estadísticas que reportan que la población mundial está sufriendo de altos niveles de estrés y crecen de manera exagerada las patologías adquiridas; esto quiere decir que nos encargamos de darle vida a una cantidad de males que van acabando con nuestra salud.

Lo más curioso de esto es que, según las investigaciones, las causas están relacionadas con la actitud que asumimos frente a la vida misma, cada día nos preocupamos por cosas sin importancia y sin un motivo contundente; esto quiere decir que llenamos nuestra mente de pensamientos negativos que incrementan los disparadores para que esas enfermedades dormidas empiecen a tomar vida o, mejor, una mala vida.

En estos días, hablando con una doctora, me decía que los altos niveles de estrés se están convirtiendo en el principal gatillo que se encarga de disparar las cifras, afectando no solo de manera física sino incrementando los síndromes mentales en las personas; de hecho, aumentan vertiginosamente las consultas psicológicas y psiquiátricas así como los problemas de sobrepeso y obesidad que llevan a otras patologías asociadas como azúcar alta, presión arterial, problemas de corazón, entre muchas más.

De manera breve podría definirse el estrés como un estado físico y mental en el que entramos como respuesta a acontecimientos estresantes. Las respuestas ante el estrés no son solo conductuales, aunque ésta sea la única respuesta que directamente es visible.

Para ello se activa nuestro sistema nervioso autónomo (se tensan los músculos, aumenta nuestra presión sanguínea, sudamos, aumenta el tamaño de nuestra pupila…), activa nuestro sistema inmunológico y nuestro sistema endocrino.

Por lo tanto, no podemos escudarnos en que es simplemente un mal manejo de emociones negativas, realmente conlleva a que nuestro organismo pierda el control fisiológico, poniéndonos frente a una cascada de enfermedades que podrían llegar a ser fulminantes.

Tenemos entre ellas las siguientes que, a lo mejor usted querido lector, las esta padeciendo o un ser querido: Hipertensión arterial, obesidad, diabetes, pérdidas de memoria tipo alzhéimer y asma, entre muchas más. Por lo tanto, si bien es cierto que todos en el día día tenemos motivos de preocupación como parte esencial de la vida, lo mas importante no es huir a los problemas sino enfrentarlos sin que nos afecte de manera emocional.

Para ello le recomiendo mantener siempre un dialogo abierto con todas las personas importantes en su círculo familiar y social, no guarde absolutamente nada, comparta con los demás lo que le esté sucediendo o por lo menos con personas de su mayor confianza.

No crea que usted es la única persona con dificultades en pensar, eso le llevará a volverse vulnerable y débil frente a los demás.
Bien se dice que los problemas no son más que oportunidades de cambio y crecimiento.

No asuma el roll y responsabilidades de los demás, deje que cada uno se haga responsable de sus acciones y responsabilidades.
Realice actividad al aire libre, mantenga una buena alimentación, procure mantener un sueño reparador, mejore las técnicas de respiración y tenga en cuenta que usted es una persona muy importante tanto para usted como para los demás.

Dico_ads5

Portada edición 800

1

Puntos de Venta

Enlace Patrocinado Google