Opinión

Una historia con buena salud

Una historia con buena salud

Testimonios más acá del tiempo

En el primer informe especial para El Periódico en el 2018, no les quiero hablar del controvertido proceso de paz, de las rechiflas al presidente Juan Manuel Santos, ni del tribunal de Justicia Especial para la Paz/JEP, ni del avance de los sembrados de coca en el Litoral Pacífico, tampoco sobre el muro de la segregación en la pasada Feria de Cali…

Igualmente, no les quiero hablar del presidente Santos con “el sol a las espaldas”, de las elecciones que se avecinan, del fracaso de la fiesta brava en Cali, como tampoco de la falta de mujeres que se le quieran medir a una eventual candidatura a la Alcaldía de Buga…

Hoy les voy a hablar de un libro… el mismo que fue lanzado el año pasado y que aproveché los últimos y primeros días del año para sumergirme en sus 180 páginas y el cual se titula: “Medicina, desarrollo hospitalario y asistencial en Tuluá”, el cual consiste en una profunda investigación del escritor, historiador y periodista Omar Franco Duque, a quien, curiosamente, como lo he refrendado en otras oportunidades, el tiempo le alcanza para hacer política bajo las banderas del Partido Liberal, es de aquellos de “trapo rojo”, del legado de Benjamín Herrera.

Lo comencé a leer por curiosidad y motivado por María Isabel, hija del autor del libro… y caía en la trampa, porque después no lo pude soltar. A medida que se va leyendo saltan las sorpresas, los datos claves, los resultados de la investigación y hasta los apuntes de sutil humor de Franco Duque.

A propósito del párrafo anterior, aquí les va una de las primeras sorpresas gratas de conocer:

– “…El primer hospital en territorio colombiano se levantó en Santa María La Antigua del Darién, ciudad fundada por Vasco Núñez de Balboa; el yerno de éste, Pedrarias Dávila, a su vez fundó el nosocomio, bajo la protección de Santiago Apóstol (1513), el que contó con 50 camas, según reza la Cédula Real pertinente…”.

Y la sorpresa es mayor cuando nos cuenta el autor, quienes ejercieron en aquel primer hospital en nuestro territorio: “Ejercieron allí Pedro Álvarez Chanca (quien vino como físico en el segundo viaje de Colón; Rodrigo de Barreda y el maestre y cirujano Alonso de Santiago”.

Apenas como era de esperarse las enfermedades endémicas propias del clima insalubre, animales feroces, serpientes venenosas, los ataques de los indígenas desplazados a sangre y fuego, terminaron por imponerse y el hospital fue trasladado a donde hoy es Panamá.

Ese punto de partida es una cita con la historia que se convierte en una muestra de la profundidad del libro, el cual se aparta de ser una mera reseña… muy lejos de ello está, es una investigación a fondo; me atrevo a decir que es un ensayo muy bien logrado y que debería ser compartido por todos aquellos que quieran al Valle, pues están equivocados quienes piensen que es solo de interés para amantes de la salud en sus diversas ramas.

Un legado firme

Luego de esta cita con la historia general, donde también se nos recuerda que el Hospital de San Juan de Dios/Cali fue uno los primeros fundados en Colombia, precisamente en 1753 por el médico Leonardo Sudrot de la Garda, bajo la orden religiosa de los padres dominicos, Omar Franco Duque cruza fronteras y viaja por el tiempo para llegar a los territorios más cercanos, como es Tuluá y es cuando su libro se reafirma como un legado propio y que debería ser de obligada consulta en colegios de este municipio y en la propia Universidad Central del Valle/Uceva con asiento en Tuluá.

Creo que se queda corto el escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal, cuando define a Franco Duque como “Guardián de la historia de Tuluá”, porque en realidad con sus libros se ha convertido en parte fundamental del presente activo y la historia de Tuluá; basta con mencionar que fue creador y director del periódico “El correo tulueño” y autor de diversas publicaciones, entre las cuales, sin restar brillo a las otras, quiero destacar “La carta suicida de Tuluá”, del que tuve la suerte inmensa de prologar.

Ya metido en predios más cercanos, el libro incursiona en un frente que llama mucho el interés como lo es “La medicina en Tuluá”, allí, so pena de ser llevado a la hoguera en caso de equivocarse, el autor afirma que los primeros en practicar el oficio de la salud por estas tierras fueron Juan Bautista Victoria, doña Rosalía Domínguez de Hurtado y Cipriano Potes, corría 1873…

Luego, Omar Franco Duque escribe una afirmación que sólo la puede refrendar su profesionalismo en la investigación histórica y la sapiencia al consignarla. Escribe el citado escritor, periodista, historiador y político:

– “Se sabe que el primer médico que ejerció la profesión en Tuluá fue Eloy González Tejada, hijo de los esposos Agustín González y María Jesús Tejada, quien había recibido su título en Bogotá, permaneciendo aquí poco tiempo, radicándose definitivamente en la vecina población de Bugalagrande”.

Y agrega Franco Duque, como prueba en su libro, pero también la confianza que le debe generar sus investigaciones: “Años después se estableció en Tuluá el médico cartagüeño José Ramón Fontal, graduado también en Bogotá, siendo el segundo de los médicos en llegar a la ciudad”.

Una narrativa poderosa

Para los tulueños que aman la historia o que la tienen como principio de vida, cabe recordarles que es una labor ardua y dispendiosa, sometida a la crítica y a la recrítica de cazadores de gazapos.

Insisto en que la narrativa es poderosa, por cuanto no cae en lugares comunes, al tiempo que dispone de la rigurosidad propia de la historia, de la episteme la capacidad de poner al alcance del lector términos que suelen de minorías o de bajo consumo.

Queda mucho por decir de “Medicina, desarrollo hospitalario y asistencial en Tuluá”, es un libro que debe leer con la convicción de consumir una obra que aporta al conocimiento al tiempo que abre puertas a inquietudes que brotan desde sus páginas.

Otra vez Omar Franco Duque le agrega páginas a la historia y el presente continuo de Tuluá, aunque en esta oportunidad son páginas que cruzan el territorio y son de interés para Colombia entera.

… Porque es un libro valioso es que decidí no comenzar el 2018 con temas que seguirán ganando espacio en este año electoral…

Acerca del autor

Redacción El Periódico

Comentar

Click para comentar

Dico_ads5

Portada edición 800

1

Puntos de Venta

Enlace Patrocinado Google