Salud

Cambia el soñar por visualizar para alcanzar los objetivos propuestos

Francisco Javier Restrepo Ch
Facilitador en estilos de vida saludable.
Especialista en procesos de envejecimiento y vejez.
@frankps10 – https://www.facebook.com/FrankPS10/

Es muy común escuchar la expresión “lucha y persigue tus sueños”, puede ser cierto, pero desde la teoría de la reprogramación mental es algo así como disparar a un punto en ráfaga en donde salen muchos perdigones, pero a la hora de la verdad ninguno da en el punto soñado. Desde la teoría de reprogramarnos mentalmente para alcanzar lo deseado o proyectado, resulta mejor visualizar, ya que esta expresión es como vivir lo que deseamos en donde se busca sentir y experimentar las sensaciones casi reales de lo que sucede alrededor de poner en práctica todas las estrategias.

Un ejemplo práctico y real es cuando utilizamos expresiones de alto poder y energía a las de bajo poder y sin energía -Sueño con que mis años venideros sean saludables y seguir siendo muy productivo- si lo analizamos bien es algo muy macro o global donde carece de detalles puntuales, pero cuando se le pide a la persona que visualice ese sueño, inmediatamente hace una descripción detallada del mismo, como quien dice, deja de ser algo general para convertirse en una descripción minuciosa que llena la mente de pequeños detalles secuenciales formando una estructura mental que al tiempo sirve de guía para dar cada paso, incluso para ver las fortalezas y debilidades para alcanzar el objetivo final.

Pienso que la expresión “salir de la zona de confort” tiene una relación directa con “deje de soñar y actué”, por que al fin y al cabo cuando uno sueña se vuelve una actividad fantasiosa, pero al visualizar debemos hasta hacer un esfuerzo mental para tratar de vivir cada paso como si fuera real.

Cuando soñamos con algo nos enfocamos en lo que no tenemos y desearíamos tener. Es decir, centramos toda nuestra atención en la carencia de lo que deseamos y… ¿qué atraemos? Más carencia.

Cuando visualizamos nos centramos en lo que lo deseamos, en aquello que nos hace felices y nos brinda la tranquilidad emocional que estamos buscando, obligándonos a definir, programar, colocar indicadores para alcanzar cada cosa que deseamos, como quien dice, deja de ser un deseo para ser una meta lograda.

Tenemos que programar nuestra mente, consciente e inconsciente, preparar cada paso de los que deseamos alcanzar, así estaremos preparados para recibir amor, salud, dinero y todo lo visualizado en nuestras vidas, todo esto nos llegará de múltiples formas y cuando llegue no se irá porque nos hemos tomado el tiempo para diseñar cada paso de la estrategia. siendo esto una acción muy importante que nos acerca a recorrer ese camino.

Créanme que esto no tiene nada de extraño o metafísico, es simplemente poner en practica algunas teorías administrativas conocidas por muchos como proyectar, planear, ejecutar, evaluar y aplicar; simplemente que en este caso no lo vamos a usar hacia una empresa o negocio sino a nuestras propias vidas en el día a día.

De la misma manera en que alcanzamos una de nuestras metas, al trabajar día a día en lograrla, también sucede que llegamos a situaciones aparentemente inesperadas, debido a que no nos dimos cuenta hacia donde nos dirigían nuestras acciones.

Por ello es importante ser más conscientes de las decisiones que tomamos cada día y más importante es ser consciente de nuestra programación subconsciente; para esto solo debemos analizar la forma en que reaccionamos ante ciertas cosas, y evitar reaccionar como normalmente lo haríamos, con mayor énfasis si esa reacción es negativa y destructiva.

En esta oportunidad invito a los lectores a realizar la siguiente reflexión, ¿lo que hago cada día me está llenando de satisfacción o tengo acciones repetitivas que me taladran en los pensamientos, porque sabemos que no son las mejores que me brinden los resultados deseados?.

Acerca del autor

Redacción El Periódico

Comentar

Click para comentar

Dico_ads5

Portada edición 800

1

Puntos de Venta

Enlace Patrocinado Google