Salud

En algunos momentos estar a solas con uno mismo es más enriquecedor que estar en un bullicio

En algunos momentos estar a solas con uno mismo es más enriquecedor que estar en un bullicio
Francisco Javier Restrepo Ch
Facilitador en estilos de vida saludable.
Especialista en procesos de envejecimiento y vejez.
@frankps10 – https://www.facebook.com/FrankPS10/

Por lo general cuando hablamos de la soledad se toma como la acción de una persona amargada, antisocial o en algunos casos como acto de egoísmo… y no hay nada más equivocado.

El estar a solas con uno mismo es una clara demostración de introspección, lo cual requiere de gran madurez emocional ya que allí no hay a quien juzgar y señalar que a uno mismo, es una manifestación de depuración total para poder encontrar ese equilibrio que vamos perdiendo cada día por las influencias de terceros en nuestra existencia.

El sentimiento de soledad no siempre es dañino. En algunos casos se puede elegir destinar parte del tiempo a realizar tareas en solitario como opción personal. En este caso se trata de una soledad buscada que nada tiene que ver con sentimientos de tristeza, sino que puede ser muy gratificante porque fomenta el bienestar emocional. En definitiva, se trata más bien de gozar de momentos de intimidad más que de soledad.

La soledad deseada o autonomía no es sólo una opción, resulta recomendable para cualquiera. Puede asemejarse a un rato para el descanso, ya que es un momento libre de obligaciones con los demás que se puede destinar a lo que apetezca. En esos momentos, es probable que se sienta una sensación cercana a la libertad, que a su vez puede inspirar el sosiego necesario para sobrellevar el estrés de la vida diaria. Gozando de esta libertad personal se puede elegir qué es lo que más apetece en ese momento sin necesidad de dar explicaciones a nadie, que es lo mismo que quitarse todas las obligaciones de encima, aunque sea sólo por unas horas.

Para el común de las personas, entender esta determinación no es fácil y por ello se juzga a quien lo hace hasta tal punto que al uno decir que desea estar a solas se toma como un pretexto para estar con alguien en secreto.

En mi caso, el salir a recorrer en moto durante muchos kilómetros, aparcar en cualquier lugar o paraje, conocer, pararme al borde de la carretera sin tener que compartir mi tiempo, espacio y deseos, es un acto de amor conmigo mismo, yo también tengo ese derecho a hablar con mi ser interior para evaluar mis sentimientos más profundos, es un derecho el cual todos tenemos.

Cuando comiences a disfrutar estar solo, ganarás una mayor perspectiva sobre tus propias emociones. Crearás un entendimiento más profundo acerca de lo que te hace feliz, lo que te molesta y lo que te entristece.

Con ese conocimiento es más fácil regular tus emociones. Pero todo comienza con el entendimiento sobre cómo te sientes, y eso sólo llega con un poco de soledad.

Cuando pasas tiempo solo de forma constante, y eventualmente comienzas a disfrutarlo, echas de menos a tus amigos. Por ello, cuando estés con ellos te darás cuenta de que también disfrutas de esas relaciones incluso más.

Esto se debe a que el tiempo que pasas solo te da a una mayor apreciación de ti mismo. Pero también te permite apreciar todas las cosas geniales que hay en las relaciones con otras personas, muchas de las cuales no podías percibir antes.

Dico_ads5

Portada edición 805

1
Motoa_Senador_banner_W3

Puntos de Venta

Enlace Patrocinado Google